Jorge Miguel Jaime

Somos María y Jorge y nuestro estudio se llama JMphotoemotion ubicado en un pequeña localidad bañada por el Mediterráneo llamada Canet d´En Berenguer en la provincia de Valencia. Ya son doce años de andadura bajo nuestro nombre pero nuestra experiencia data de veinte años en total, cuando la fotografía vivía su época dorada bajo el prisma de la celulosa y el olor a químico. Nos gusta pensar que tenemos la suerte de vivir el gran regalo que es estar en los que serán días mas importantes en la vida de las personas que tenemos delante de nuestra cámara. A todos nos gusta admirar una buena o bonita obra de arte y escuchar una gran concierto, pero hay otras obras de arte que no se ven y que están dentro de nosotros. Esas son las que buscamos con ahínco cada fin de semana por qué como decía Robert Frank “Lo importante es ver aquello que resulta invisible para los demás”. 

“Lo importante es ver aquello que resulta invisible para los demás”. 

Poco a poco incorporas tus vivencias pasadas a tu persona actual, haciendo que nuestra forma de ver sea única y fiel a nosotros mismos. Esta búsqueda incansable de la cualidad humana se ha convertido en nuestra meta y nuestra bandera. Lo más bonito y excitante no es llegar al final del camino si no como lo recorres y todo lo que aprendes en su transcurso. Nuestra filosofía va unida también al equipo que utilizamos. Con la aparición de los equipos sin espejo vimos la gran ventaja de disponer de equipos más pequeños, menos pesados y de igual o mayor calidad de los que disponíamos así que emprendimos el cambio a una nueva generación de cámaras. Actualmente utilizo las cámaras Sony A7RII y A7SII. Estas cámaras permiten disparan en full frame o en APSC variando así la cantidad de pixels de almacenamiento. Este dato es importante para explicar los objetivos que utilizamos. La SonyA7SII es la que más utilizo en el estudio debido a su calidad a alta sensibilidad. Me permite trabajar con luces muy muy suaves y tenues ya que sus sombras son muy recuperables. El objetivo que más utilizo en el estudio es el Sony 24-70 2.8G, que es muy rápido, versátil y de gran calidad. Cuando el trabajo se trata de una boda esta cámara pasa a utilizarse con el Sony 85 1.4 en modo full frame. En trabajos más de exterior y de boda la cámara principal pasa a ser la sonyA7rII. Con ella utiliza el 24 1.8 de Sony en modo APSC, que son 18 Mpx o el Sony 35 1.4. Este último en modo full frame son 42 Mpx, la calidad semeja a un respaldo digital, o lo paso a APSC que se convierte en un 50 +-. Aunque parece voluminoso en primera instancia es un objetivo con el que se trabaja muy bien y es un potente para resolver situaciones de escasa luz o donde necesitas calidad absoluta por que lo que estás haciendo es un grupo creativo. Para cosas muy concretas y sobre todo postbodas utilizo el Helios 85 y el trioplan 100 que son ópticas muy antiguas y manuales que permiten hacer desenfoques maravillosos, prácticamente parecen trazos de pincel. 

Siempre me acompaña a cada boda mi equipo PROFOTO B1, lo utilizo en iglesias, en ceremonias al aire libre, en el arroz, en sesiones de pareja, coctel, recepción, fiesta, durante la cena para preparar la iluminación de la tarta, etc. El B1 se ha convertido en una herramienta fundamental en mi forma de trabajar por su capacidad de regeneración, potencia y autonomía. Además con la medición TTL puedes ajustar la luz con mucha rapidez lo que te proporciona gran seguridad al utilizarlo. En la fotografía aparecen dos objetivos de Sony que aun no he nombrado. Otra de las razones de la utilización de las Sony es que necesitábamos una cámara que nos diera la calidad que estamos acostumbrados en nuestra vida profesional y poder utilizarla para nuestros viajes. 

Cuando vamos de viaje no tenemos ganas de ir cargados y queremos una cámara que sea sencilla y rápida. En esto el visor electrónico ayuda a no equivocarte por despiste de exposición y el modo silencio para determinados momentos es fundamental para pasar desapercibido. El objetivo que más utilizo cuando llevo la cámara a “cualquier parte” y “sin una idea clara de a que voy” es el 35 2.8 de Sony. Es tan pequeñito que sólo puedes amarlo. Mención aparte es otro de “mis niños predilectos”. El 55 1.8 de Sony. Este viene conmigo a todas partes, de boda, de viaje, de paseo con Gala, da igual donde vaya, él siempre viene. La calidad de las lentes Zeiss no la voy a descubrir ahora, es intachable. Además su tamaño y peso es muy contenido. Tanto uno como otro los podemos utilizar en modo full o en APSc con lo que estos son los dos objetivos que utilizamos para viajar. En estas situaciones los cuerpos que utilizamos son la Sony A7s y la A7sII y nada más. No llevamos flash y estas cámaras te permiten captar toda la belleza de la luz en una calle de Atenas cuando la tarde se convierte en noche o ver la bienvenida al dia en la ceremonia de Arati del Sol entre la bruma de la mañana. Por último utilizamos una disco duro para descargar las fotos de la marca Nextodi. Me permite ir adelantando el trabajo para en cuanto llego a casa poder conectarlo y descargar las fotos sabiendo además que entre la tarjeta y este disco duro portátil el trabajo está a salvo.