Chio Garcia

Hola, yo soy Chío García. Méxicana dedicada a la fotografía de bodas.

Diseñadora gráfica de profesión lo que me permitió entrenar el ojo y conocer el mundo de la fotografía desde el cuarto oscuro. Por mucho tiempo fué un hobbie que me distraía de mis actividades. Lo que más recuerdo es haber hecho muchos autorretratos todo el tiempo, pasaba mucho tiempo sola y aprovechaba para jugar con mi cámara.

La vida me puso en el cámino de las bodas desde hace 6 años, lo cual me ha permitido viajar y hacer muchos amigos de todas partes del mundo. Hoy sé que todas las mañanas despierto por y para esto y lo disfruto como niña!



Me considero muy ecléctica y así como hoy puedo disfrutar de un estilo de música, mañana puede ser otro. Lo mismo me pasa con mis fotos, hoy puedo ser muy romantica pero al día siguiente la más desentendida del tema y creo que eso se refleja en mis fotografías. A veces no entiendo de números ni cosas técnicas, pero sé que lo que más disfruto es plasmar en imagenes las emociónes crudas y reales, eso es, capturar a las personas siendo como son.

Al día de hoy uso un cuerpo Nikon D750 y Nikon D700 como respaldo.
28mm, 35mm y 85mm todos f1.8. Dos flashes YN560IV lo cuales uso en los bailes y la fiesta. Cargo con una pequeña lampara LED de que aún no he usado, una pinza para flash útil para colocar dónde sea. Un pequeño estuche de tarjetas que cargo conmigo a todos lados hasta que llego a casa. Trabajo con Windows y edito en el trackpad de la laptop.

 



Dos consejos para todos los fotógrafos: Quitarse la verguenza y arriesgar. Invertir en los zapatos más cómodos para rendir mejor el día de la boda y al día siguiente se sentirán como nuevos!
 

 

Pablo Madariaga

Hola soy Pablo Madariaga, fotógrafo en Santander.

 

Desde la adolescencia la música, la fotografía y el mar fueron mis grandes pasiones. Me licencié en Psicología y estudié Recursos Humanos más tarde, pero siempre pensé que acabaría dedicándome de una manera o de otra a alguna de estas aficiones que nunca abandoné. Al final la fotografía fue ganando al resto y me encontré trabajando como fotógrafo en un periódico regional al tiempo que montaba mi estudio de fotografía. Han pasado más de 12 años y desde entonces he trabajado con las mismas ganas y la misma pasión. Vivo en Santander, no muy lejos del mar, junto a mi mujer y dos peques de 0 y 3 años que me tienen robado el corazón. Últimamente paso la vida entre pañales, biberones y ediciones en Lightroom, pero intento sacar tiempo para una buena cervecita con los amigos.

 

En mis reportajes me gusta ir ligero de equipaje y perderme entre los invitados. Disparo de un modo discreto y natural. Me gustan las cámaras pequeñas con diales manuales fácilmente accesibles. Utilizo focales moderadas y lentes luminosas que me permiten mayor flexibilidad de foco en las tomas rápidas y al tiempo poder crear desenfoques suaves cuando es necesario. Actualmente utilizo una Leica M10 y un Summicron 28mm f2 durante todo el día. El uso de una misma lente además, hace que me implique más en la acción y me concentre mucho en el reportaje. Empleo luz natural como fuente de iluminación principal y puntualmente uso flash directo de forma creativa. Llevo flash Leica SF24D.

 

Siempre cuento con otro cuerpo full frame completamente operativo en caso de necesidad. 

 

Un día de boda no puede faltar la sonrisa, el buen humor, la amabilidad y el respeto. Crema de sol, camisa o polo y zapato cómodo. Nunca olvido el agua; nos ha salvado la vida en más de una ocasión. Los nervios los dejo en casa y disfruto intentando hacer buenas fotografías.

 

Marga Martí

Marga_Martí_Fotografía_-46.jpg

Hola me llamo Marga y soy fotógrafa de bodas en Barcelona.

De jovencita estudié fotografía, por entonces había el revelado en el cuarto oscuro, carretes …. y empecé con un fotógrafo de bodas a acompañarle y “aprender” la profesión…pues duré una temporada, acabé odiando la manera en la que mi jefe hacía las bodas así que pensé que si ser fotógrafo de bodas era eso pues mejor me dedicaba a otra cosa (en aquella época no había internet donde podías ver que había otra manera de trabajar la fotografía de bodas). Decidí cambiar de rumbo, seguí mis estudios de psicología, conseguí un buen puesto de trabajo, viajé mucho, conocí gente fantástica, cambié unas cuantas veces de casa, me casé, tuve hijos… pero hace 3-4 años la fotografía volvió a mi vida por casualidad… y aquí estoy :-) Era una espinita que tenía desde jovencita y ahora puedo decir que fotografiar bodas me hace muy pero que muy feliz.

 

Mi equipo que llevo a las bodas 2 canon 5Dmark III, un objetivo sigma art 35 que es el que uso la mayor parte del tiempo, el Sigma art 50que aunque es mi favorito me resulta complicado de usarlo en la boda, es algo que tengo pendiente xq adoro ese objetivo.

El 100 macro de Canon que lo utilizo para anillos y si necesito en algún momento puntual algo de tele, pero casi no lo uso.

Por último el 85 1,8 de canon, muy ligero y cómodo.

Para iluminar llevo un flash canon 580 con el magsphere que lleva mi compañera siempre fuera de cámara.

También llevo el maggrid como accesorio y geles.

Para la fiesta, llevo dos flashes más que los pongo en dos esquinas para hacer de recorte.

Para disparar los flashes uso los Yognuo 622

 

La verdad es que cada vez me gusta más la parte de la fiesta, es más divertida, sin presión, puedes ser más creativa porque tienes más tiempo… vamos que 3-4 horas de discoteca dan para practicar muuuuuchoooo y ya de paso darte un bailecito ;-)

 

En un día de boda para mí no puede faltar el café, la psicología, la empatía, los chicles, algo dulce, el abrazo de mis peques y mi marido al salir de casa, las risas con mi compi, la adrenalina, correr, unas zapatillas deportivas suuuuuper cómodas, agua, disfrutar del trabajo, no perderme ningún detalle, aprender algo nuevo, observar, escuchar, sonreír siempre e intentar ser mejor fotógrafa que en la boda anterior …..

 

Marcos Llanos

Mi nombre es Marcos Llanos y soy fotógrafo de bodas en Argentina, actualmente vivo en Mendoza que es una hermosa provincia cerca de la montaña y con una gran vista a la cordillera de los andes y al Aconcagua.

 

Con mucha alegría puedo decir que mi vida entera la he dedicado a la creación, que es lo que mantiene mi mente sana y mi corazón latiendo. La música me inspira desde niño y aún sigo hasta el día de hoy apoyándome en ella y de vez en cuando haciendo música.

 

Elegí la fotografía de bodas porque con ella me involucro desde el corazón, ya que puedo comunicar el amor y contar en fotos las hermosas historias que he encontrando en este increíble camino. En cada click también cuento parte de mi historia lo que hace que todo esto tenga sentido y sea tan movilizador.

 

Para concentrarme sólo en disparar necesito tener un equipo que sea liviano y rápido, que responda en las situaciones mas adversas y en el que pueda confiar.

 

El día de hoy estoy usando 2 cuerpos Nikon D750 combinados con los objetivos Nikon 20mm f1.8 G, 35mm F1.8 G, 50mm F1.8 G y 85mm F1.8 G, y los llevo con mi correa Hold fast gear.

 

En iluminación llevo 1 Flash Nikon sb700, el 99% de las veces disparo mi flash fuera de la cámara con los radios Yongnuo 622n y los modificadores de luz magmod y en muchas situaciones me gusta alumbrar con el led de mi iphone que es pequeño y rápido de activar.

 

Siempre he sentido que la fotografía debe comunicar como lo hace un poema y debe ser menos técnica y mas perceptiva, tenemos que ser conscientes que antes de buscar un equipo nuevo debemos buscar una nueva inspiración.

Jorge Miguel Jaime

Somos María y Jorge y nuestro estudio se llama JMphotoemotion ubicado en un pequeña localidad bañada por el Mediterráneo llamada Canet d´En Berenguer en la provincia de Valencia. Ya son doce años de andadura bajo nuestro nombre pero nuestra experiencia data de veinte años en total, cuando la fotografía vivía su época dorada bajo el prisma de la celulosa y el olor a químico. Nos gusta pensar que tenemos la suerte de vivir el gran regalo que es estar en los que serán días mas importantes en la vida de las personas que tenemos delante de nuestra cámara. A todos nos gusta admirar una buena o bonita obra de arte y escuchar una gran concierto, pero hay otras obras de arte que no se ven y que están dentro de nosotros. Esas son las que buscamos con ahínco cada fin de semana por qué como decía Robert Frank “Lo importante es ver aquello que resulta invisible para los demás”. 

“Lo importante es ver aquello que resulta invisible para los demás”. 

Poco a poco incorporas tus vivencias pasadas a tu persona actual, haciendo que nuestra forma de ver sea única y fiel a nosotros mismos. Esta búsqueda incansable de la cualidad humana se ha convertido en nuestra meta y nuestra bandera. Lo más bonito y excitante no es llegar al final del camino si no como lo recorres y todo lo que aprendes en su transcurso. Nuestra filosofía va unida también al equipo que utilizamos. Con la aparición de los equipos sin espejo vimos la gran ventaja de disponer de equipos más pequeños, menos pesados y de igual o mayor calidad de los que disponíamos así que emprendimos el cambio a una nueva generación de cámaras. Actualmente utilizo las cámaras Sony A7RII y A7SII. Estas cámaras permiten disparan en full frame o en APSC variando así la cantidad de pixels de almacenamiento. Este dato es importante para explicar los objetivos que utilizamos. La SonyA7SII es la que más utilizo en el estudio debido a su calidad a alta sensibilidad. Me permite trabajar con luces muy muy suaves y tenues ya que sus sombras son muy recuperables. El objetivo que más utilizo en el estudio es el Sony 24-70 2.8G, que es muy rápido, versátil y de gran calidad. Cuando el trabajo se trata de una boda esta cámara pasa a utilizarse con el Sony 85 1.4 en modo full frame. En trabajos más de exterior y de boda la cámara principal pasa a ser la sonyA7rII. Con ella utiliza el 24 1.8 de Sony en modo APSC, que son 18 Mpx o el Sony 35 1.4. Este último en modo full frame son 42 Mpx, la calidad semeja a un respaldo digital, o lo paso a APSC que se convierte en un 50 +-. Aunque parece voluminoso en primera instancia es un objetivo con el que se trabaja muy bien y es un potente para resolver situaciones de escasa luz o donde necesitas calidad absoluta por que lo que estás haciendo es un grupo creativo. Para cosas muy concretas y sobre todo postbodas utilizo el Helios 85 y el trioplan 100 que son ópticas muy antiguas y manuales que permiten hacer desenfoques maravillosos, prácticamente parecen trazos de pincel. 

Siempre me acompaña a cada boda mi equipo PROFOTO B1, lo utilizo en iglesias, en ceremonias al aire libre, en el arroz, en sesiones de pareja, coctel, recepción, fiesta, durante la cena para preparar la iluminación de la tarta, etc. El B1 se ha convertido en una herramienta fundamental en mi forma de trabajar por su capacidad de regeneración, potencia y autonomía. Además con la medición TTL puedes ajustar la luz con mucha rapidez lo que te proporciona gran seguridad al utilizarlo. En la fotografía aparecen dos objetivos de Sony que aun no he nombrado. Otra de las razones de la utilización de las Sony es que necesitábamos una cámara que nos diera la calidad que estamos acostumbrados en nuestra vida profesional y poder utilizarla para nuestros viajes. 

Cuando vamos de viaje no tenemos ganas de ir cargados y queremos una cámara que sea sencilla y rápida. En esto el visor electrónico ayuda a no equivocarte por despiste de exposición y el modo silencio para determinados momentos es fundamental para pasar desapercibido. El objetivo que más utilizo cuando llevo la cámara a “cualquier parte” y “sin una idea clara de a que voy” es el 35 2.8 de Sony. Es tan pequeñito que sólo puedes amarlo. Mención aparte es otro de “mis niños predilectos”. El 55 1.8 de Sony. Este viene conmigo a todas partes, de boda, de viaje, de paseo con Gala, da igual donde vaya, él siempre viene. La calidad de las lentes Zeiss no la voy a descubrir ahora, es intachable. Además su tamaño y peso es muy contenido. Tanto uno como otro los podemos utilizar en modo full o en APSc con lo que estos son los dos objetivos que utilizamos para viajar. En estas situaciones los cuerpos que utilizamos son la Sony A7s y la A7sII y nada más. No llevamos flash y estas cámaras te permiten captar toda la belleza de la luz en una calle de Atenas cuando la tarde se convierte en noche o ver la bienvenida al dia en la ceremonia de Arati del Sol entre la bruma de la mañana. Por último utilizamos una disco duro para descargar las fotos de la marca Nextodi. Me permite ir adelantando el trabajo para en cuanto llego a casa poder conectarlo y descargar las fotos sabiendo además que entre la tarjeta y este disco duro portátil el trabajo está a salvo.